EL FIN DE LA INFANCIA (1953)
Arthur C. Clarke

   Una ejemplar novela con voluntad de establecer ideas fisosóficas de largo alcance. Aunque a Clarke se le considera con toda justicia un autor de sólida base científica, es fácil encontrar en su prosa referencias a la trascendencia y a la mística pese a su ateísmo confeso. Este libro es un claro ejemplo de ello.

   Ante una Tierra cercana a su autodestrucción se presenta la llegada de una especie alienígena destinada a guiar a la humanidad hacia un fase superior. Los "superseñores" (
Overlords) actúan como agentes de lo que ellos mismos llaman "una consciencia cósmica trascendente". La paradoja proviene de la apariencia de dichos extraterrestres, que revisten todas las características de los diablos de la mitología cristiana. Al parecer hubo una anterior visita que dió como resultado un estrepitoso fracaso. Se abre así para la humanidad el camino a una utopía futura y a la unión con la "supermente" (Overmind) a la que, paradójicamente, no tienen acceso los diablos que nos conducen.

   Aunque algunos críticos hacen notar la mediocridad literaria de la novela, el libro es muy recomendable y justifica el gran éxito popular que tuvo, tal vez porque combina adecuadamente los elementos de un mito mesiánico con un trasfondo de modernidad tecnológica. El mensaje es claro y viene a decirnos que la humanidad necesita ayuda para alcanzar su destino cósmico (sea éste cual sea, si es que existe...).

  Es una
novela imprescindible y de agradable lectura.
 

<- volver